jueves, 15 de diciembre de 2011

Invertebrados exóticos como dieta de peces/Exotic invertebrates as food for fish

La entrada de especies exóticas en los ecosistemas acuáticos genera cambios funcionales en el ecosistema. Algunos invertebrados exóticos pueden llegar a dominar la producción secundaria de un ecosistema, es decir llegan a ser los invertebrados más abundantes. Esto obliga a los depredadores a modificar su dieta e incluir más individuos de estas especies exóticas. No obstante, la composición y calidad nutritiva de estos invertebrados exóticos puede ser peor que la de los nativos, causando efectos adversos en los depredadores. Un estudio de hace unos años demostró bajo condiciones de laboratorio, que las truchas alimentadas exclusivamente con una caracol exótico procedente de Nueva Zelanda (Potamopyrgus antipodarum, Hydrobiidae, Mollusca) puede causar una pérdida de peso muy próxima a la que se produce en truchas no alimentadas. Este dato indica la magnitud del problema, ya que de darse esto mismo en condiciones naturales podría suponer un grave perjuicio para las poblaciones de truchas. Este caracol posee un fuerte opérculo que protege al animal de los ácidos digestivos, permitiendo que gran parte de los individuos ingeridos puedan salir vivos tras pasar por el tracto digestivo de las truchas. El estudio fue publicado por Vinson y Baker en el 2008 en la revista North American Journal of Fisheries Management de la AFS.

viernes, 9 de diciembre de 2011

Erradicación de especies exóticas de ribera y su efecto sobre los invertebrados acuáticos

En ocasiones la vegetación nativa de ribera es sustituida por especies exóticas, esto produce cambios en las comunidades animales que habitan los ríos. El bosque de ribera aporta material vegetal (hojarasca), reduce el grado de insolación de la columna de agua, estabiliza la tempereatura del agua, etc., por tanto tiene una gran influencia en la estructura y funcionamiento de las comunidades fluviales. En ocasiones los gestores se plantean la erradicación de estas especies exóticas de ribera, pero esta medida puede no tener unas consecuencias positivas para las comunidades fluviales, especialmente en comunidades con una gran número de endemismos. Un estudio elaborado en Sudáfrica (en la región del Cabo, dónde el 64% de las especies de invertebrados son endémicas) ha evaluado los efectos de la erradicación total de las especies exóticas de ribera. En dicho estudio los autores compararon sitios con vegetación nativa, exóticas y zonas en las que se había erradicado toda la vegetación exótica de ribera. El resultado fue que el número de especies endémicas de invertebrados disminuyó en los tramos fluviales donde se erradicó la vegetación exótica respecto a los tramos con vegetación exótica. La causa fue que la vegetación disminuye el grado de insolación de la columna de agua, de tal manera que las zonas sin vegetación se vieron colonizadas por invertebrados más generalistas que pueden soportar estas condiciones y que no son especies endémicas. Para más detalles se puede consultar el artículo original.

domingo, 4 de diciembre de 2011

Tolerancia térmica de las especies exóticas/Thermal tolerance of exotic species

La propagación de especies exóticas en los ecosistemas acuáticos es una de las causas más graves de pérdida de diversidad y de alteraciones en el funcionamiento de los ecosistemas naturales. Para evitar su dispersión entre ecosistemas acuáticos existen diferentes métodos de erradicación, tales como el empleo de sustancias químicas de diversa índole (ej; para la limpieza de aperos de pesca), uso de agua a presión (ej; para la limpieza de embarcaciones), desecación, etc. Hay varios estudios publicados sobre el tema, uno de los últimos analiza la tolerancia térmica de mejillones cebra (Dreissena polymorpha y Dreissena rostriformis). Para ello se introducía a dichas especies en baños de agua a elevadas temperaturas durante diferentes tiempos. Los resultados son que con unas temperaturas de 43ºC en el agua durante unos 5 minutos era suficiente para causar la muerte del 100% de los individuos. Con estos tratamientos es posible eliminar los mejillones de la superficie de embarcaciones utilizando para ello estaciones especiales con balsas de agua caliente, el método evita el uso de sustancias químicas que pueden causar otros daños en el entorno. Para más detalles os dejo el link con el estudio.

viernes, 30 de septiembre de 2011

Diferencias en el comportamiento entre anfípodos nativos e invasores

La deriva es un comportamiento que presentan algunos invertebrados que viven en el lecho de los ríos. Por medio de él los invertebrados se pueden desplazar aguas abajo arrastrados por la corriente, lo que les permite colonizar nuevas zonas del río. Pero dicho comportamiento entraña un riesgo: los invertebrados pueden ser depredados por los peces que se alimentan en la columna de agua (como es el caso de las truchas). Un estudio reciente ha comparado la deriva de dos especies de anfípodos, Gammarus pulex (nativa) y de Gammarus roeseli (exótica), en un río de Francia. En general parece que la especie exótica presenta una mayor deriva por la noche, lo que puede significar una menor probabilidad de ser depredado por los peces, esto puede producir una ventaja competitiva frente al anfípodo nativo que presenta una deriva diurna. Este estudio muestra unos interesantes resultados, entre ellos que las dos especies coexisten en el mismo espacio con una aparente mayor densidad de la especie nativa. Por tanto no siempre las especies exóticas presentan un comportamiento agresivo hacia las nativas. Os dejo el link con más detalles del trabajo.Enlace

martes, 30 de agosto de 2011

Gammarus pulex versus Daphnia magna, cuál es más sensible?/G. pulex vs D. magna Which is more sensitive?

En ecotoxicología acuática se emplean diferentes especies, muchas de las cuales presentan contrastadas diferencias a la sensibilidad de un mismo tóxico. Los anfípodos están siendo cada vez más utilizados para valorar la toxicidad de los compuestos químicos, aunque todavía no hay test estandarizados para ellos. Sin embargo, la pulga de agua (Daphnia magna) lleva siendo utilizada desde hace décadas en la evaluación de la toxicidad. Un reciente estudio ha enfrentado la sensibilidad de estas dos especies a toda una larga lista de compuestos químicos, que incluyen pesticidas, compuestos farmacéuticos, etc. El resultado ha mostrado una elevada correlación entre los datos de ambas especies, de tal forma que ambas son de sensibilidad parecida e igualmente eficaces en la valoración de la toxicidad de muchos compuestos químicos. Solamente en el caso de los neonicotinoides (una clase de insecticidas) G. pulex mostró una extrema sensibilidad, haciéndolo más adecuado para la evaluación del riesgo ambiental de esta familia de compuestos. Para completar la información puedes leer el artículo en el siguiente link.

miércoles, 22 de junio de 2011

Sobre caracoles acuáticos y rapidez/About aquatic snails and Speed

Los caracoles (tanto terrestres como acuáticos) son un claro ejemplo de animales lentos en sus desplazamientos. Recientemente en un estudio de revisión sobre este tema se ha visto que algunas especies no son tan lentas como a priori se puede pensar. El movimiento de los animales es importante a la hora de buscar alimento (especialmente en los caracoles, muchos de los cuales se alimentan raspando las algas que crecen sobre las piedras), escapar de depredadores o colonizar nuevos hábitats. Algunas especies como Potamopyrgus antipodarum (un pequeño caracol nativo de Nueva Zelanda) pueden llegar a recorrer 7.2 metros por día (es un caracol con una concha de 4-8 mm de largo), y otros como Tarebia granifera pueden llegar a los 57.6 metros por día (en este último caso se trata de un caracol nativo de Asia). Con estos datos tal vez cambiemos algo nuestro punto de vista sobre la "lentitud" de los caracoles. En el caso de P. antipodarum y relativizando a la longitud de su concha (pongamos 4 mm de largo) supondría recorrer en un día por un hombre de 1.8 metros de altura unos 3.2 km más o menos. Os dejo un pequeño video de P. antipodarum sacado de youtube para ver el aspecto que tiene este pequeño caracolillo.

viernes, 3 de junio de 2011

Las propiedades biológicas de las especies explican su sensibilidad a los tóxicos/Biological traits explain the species sensitivities to toxicants

En ecotoxicología se emplean varias especies para valorar la toxicidad de los compuestos químicos. En muchos casos, se emplean modelos matemáticos con los datos de esos estudios que asumen que la sensibilidad de esas especies es al azar a la hora de determinar criterios de seguridad para toda una comunidad de organismos. No obstante, debido a que las especies que se emplean en los estudios de toxicidad se limitan a unos pocos grupos taxonómicos podemos cometer un cierto error al extrapolar a toda la comunidad de organismos. Una alternativa para evitar esto es asumir que la sensibilidad de los organismos a los tóxicos es debida a sus propiedades biológicas, es decir su morfología, ciclo de vida, fisiología y tipo de alimentación. Un estudio ha demostrado que el 71% de la variabilidad en la sensibilidad de las especies de organismos acuáticos es explicada por sus propiedades biológicas independientemente de la especie que sea. Este resultado permitiría un ahorro considerable de esfuerzo a la hora de evaluar la toxicidad de los compuestos, haciendo más hincapié en los grupos biológicos más que en las especies individuales. El trabajo se ha publicado en Ecotoxicology and Environmental Safety.

martes, 19 de abril de 2011

Las características del substrato afectan a Didymosphenia geminata/Substrate characteristics affect Didymosphenia geminata

Ya he hablado anteriormente de esta especies invasora de diatomea. Es una especie de agua dulce nativa del norte del hemisferio norte, pero que en la actualidad la podemos encontrar por numerosos ecosistemas fluviales, incluyendo España, América y también en ríos de Nueva Zelanda. Esta diatomea forma grandes colonias con largos tallos en las zonas bentónicas (lecho) de los ríos. El gran crecimiento que alcanzan estas colonias modifican drásticamente la naturaleza física del substrato impidiendo la colonización por parte de otras especies nativas. Al principio de la invasión forman pequeños penachos sobre los substratos duros (principalmente cantos rodados), que según van creciendo se unen a otros formando grandes matas que cubren todo el substrato (esto se aprecia en la fotografía de la entrada). La mayoría de los estudios realizados hasta la fecha tratan de evaluar los impactos de esta especie sobre las especies nativas, y como afecta a la acumulación de sedimentos en el lecho fluvial (las matas actúan como una gran red que atrapa sedimentos finos, lo que causa una colmatación en el lecho fluvial). Un grupo de investigadores de EE.UU se han planteado otra pregunta: ¿cómo puede afectar las propiedades del sustrato fluvial a la colonización por parte de Didymosphenia?. Para ello han realizado un experimento en un río de Colorado, seleccionaron dos tipos de substratos (uno muy rugoso utilizando para ello arenisca, y otro liso empleando para ello pizarra), y han incluido la colonización nativa de perifiton (=biofilm) (diatomeas, algas, hongos, etc. que crecen sobre los substratos sumergidos) como una resistencia biótica (=competencia) a la invasión. Esto último lo han analizado por medio de un gradiente de perifiton: 1) perifiton nativo sin modificar, 2) perifiton restregado por medio de cepillos y 3) perifiton sumergido en agua oxigenada (para eliminar una mayor cantidad de organismos nativos). El resultado que han obtenido es que el substrato más rugoso favorece la colonización, y además que el perifiton no tratado (la comunidad natural) favorece a la invasora. Esto último se explica porque las diatomeas (en general) requieren de una colonización previa del substrato por otros organismos (como microbios y la presencia de materia orgánica acumulada en el perifiton o biofilm) para poder asentarse en él. El trabajo fue publicado en 2010 en la revista Aquatic Ecology y se encuentra disponible de forma libre. También os dejo un video de la Asociación Argentina de Pesca con Mosca de como evitar la expansión de este tipo de especies microscópicas.

martes, 12 de abril de 2011

Utilización de gamáridos en ecotoxicología acuática/Gammarids in aquatic ecotoxicology

Recientemente ha aparecido una publicación sobre el empleo de anfípodos (concretamente de los denominados gamáridos, es decir anfípodos del genero Gammarus) en ecotoxicología acuática. Dicha publicación es una revisión de toda la información científica disponible sobre dicho grupo. Los autores (Petra Y. Kunz y colaboradores) revisan aspectos relacionados con la toxicidad aguda y crónica, efectos subletales (tales como el consumo de alimento o las alteraciones del comportamiento), el empleo de biomarcadores de exposición (tales como la artropodina o las proteinas de estres), etc. Los autores remarcan la gran cantidad de trabajos realizados con el género Gammarus en un amplio abanico de aspectos, aunque no existen de momento test estandarizados (por la OECD u otro organismo internacional) para poder emplear esta especie en la evaluación del riesgo ambiental. También destacan la importancia de integrar los resultados encontrados a nivel molecular con los efectos encontrados a nivel de individuo o un nivel superior de organización (población, comunidad o ecosistema). El artículo ha sido publicado en la revista Reviews of Environmental Contamination and Toxiology.

viernes, 25 de marzo de 2011

Cuando a una especie invasora le acompaña otro invasor/When an invading species is accompanied by other invader

El cangrejo rojo americano (Procambarus clarkii) es una especie invasora en los ecosistemas acuáticos europeos. Es una especie nativa de Méjico y USA. Fue introducida por primera vez en España en 1973 con fines comerciales, y desde entonces no ha parado de expandirse por diferentes ecosistemas acuáticos. Entre sus efectos ecológicos se encuentra la reducción y extinción local de las poblaciones de cangrejos autóctonos (Austropotamobius pallipes) por transmisión de la afanomicosis (una enfermedad causada por un hongo que el cangrejo invasor porta y para el cual es menos susceptible que las especies nativas). Los cangrejos suelen portar una gran variedad de organismos (virus, bacterias, hongos, etc.) en su cuerpo (superficialmente o en el interior). De tal manera que en ocasiones el propio cangrejo rojo sirve como portador de una nueva especie exótica. Este es el caso del ostrácodo Ankylocythere sinuosa. Los ostrácodos son unos crustáceos de pequeño tamaño (0.1-1 mm) que pueden ser de vida libre o simbiontes de otros organismos acuáticos. Poseen un caparazon bivalvo que le da una aspecto de un "pequeño mejillón". A. sinuosa ha sido encontrado en gran parte de los ejemplares estudiados de cangrejo rojo en el este de España, de tal manera que es una nueva especie exótica en los ecosistemas ibéricos. Las consecuencias ecológicas no son de momento conocidas. El estudio ha sido publicado en la revista Hydrobiologia por un grupo de investigación de la Universidad de Valencia.

miércoles, 16 de marzo de 2011

Las especies invasoras modifican el procesamiento natural de la materia orgánica/Invasive species alter the leaf litter processing

Ya hemos comentado alguna vez el papel fundamental de los anfípodos en el procesamiento de la materia orgánica que entra en un ecosistema fluvial procedente de la vegetación de ribera. El problema se plantea cuando las especies nativas de anfípodos son sustituidas por especies invasoras ¿qué puede pasar con el reciclado de la materia orgánica?. En principio, es de sobra conocido el efecto de estas especies sobre la diversidad, pero sus efectos sobre el funcionamiento de los ecosistemas fluviales es menos conocido. Un equipo de científicos franceses han valorado el efecto de las especies invasoras de anfípodos sobre el consumo de material vegetal en los ríos. Para ello en el laboratorio han calculado la cantidad de alimento que consumen por día y peso corporal diferentes especies de anfípodos: dos especies nativas (Gammarus fossarum y G. pulex), una especie naturalizada (G. roeselii) y dos especies invasoras (Dikerogammarus villosus y G. tigrinus). El resultado fue que las nativas consumen más cantidad de hojas por peso corporal y día que las especies invasoras. Los autores, teniendo en cuenta las abundancias de anfípodos en tramos fluviales con especies nativas y en tramos con mezcla de nativas e invasoras, han podido estimar el efecto sobre el ecosistema fluvial: reducciones superiores al 60% en el reciclado de materia orgánica de los ríos. La explicación es que muchas de estas especies invasoras tienen una amplitud de dieta mayor, incluyendo la depredación de invertebrados (incluyendo otros anfípodos) con lo que el material vegetal tiene una importancia menor en su dieta. Os dejo un curioso video de youtube de una ejemplar de Dikerogammarus depredando a un invertebrado:

martes, 8 de marzo de 2011

Toxicidad aguda frente a toxicidad crónica/Acute toxicity versus chronic toxicity

Los estudios de laboratorio para evaluar la toxicidad de los compuestos químicos sobre los animales se pueden realizar en exposiciones agudas -altas concentraciones que causan la muerte en pocos días- o en exposiciones crónicas -bajas concentraciones que causan efectos subletales a largo plazo-. Los primeros son más baratos y fáciles de realizar y los segundos bastante más costosos, por esa razón la disponibilidad de datos agudos para muchas especies y tóxicos diferentes es mucho mayor que para datos crónicos . Debido a que la valoración del riesgo ambiental (probabilidad que un compuesto cause un efecto adverso al ecosistema) se hace a partir de datos de laboratorio, es bueno intentar encontrar alguna relación matemática entre los datos agudos y crónicos, de tal forma que a partir de los primeros se puedan deducir los segundos sin necesidad de un esfuerzo mayor en experimentación. Hay varios intentos en la literatura científica, principalmente a partir de la relación entre el datos agudo y crónico para una misma especie y tóxico, aunque también se han realizado aproximaciones más complejas teniendo en cuenta modelos biológicos. Os dejo un reciente estudio que afronta esta interesante cuestión. Los resultados del mismo muestran que con una cierta incertidumbre se pueden deducir datos crónicos a partir de agudos, aunque esto no siempre se cumple para todos los tóxicos.

martes, 1 de marzo de 2011

El mejillón cebra modifica la estructura de las redes tróficas/Temporal variation in the abundance of zebra mussels changes trophic webs

Las especies invasoras generan un importante efecto adverso en los ecosistemas acuáticos. Su impacto es directamente dependiente de la especie (hay invasoras muy perjudiciales, como pueden ser el mejillón cebra o el didymo) y también de la abundancia de individuos. Este factor varia con la estacionalidad o con el tiempo transcurrido desde la invasión, y por tanto su impacto sobre el ecosistema puede verse modificado. Recientemente se ha estudiado como influye la abundancia del mejillón cebra sobre el ecosistema del Lago Constanza (Alemania, Austria y Suiza). En un estudio publicado en la revista Biological Invasions, René Gergs y colaboradores de la Universidad de Koblenz-Landau (Alemania) han descubierto que el material fecal acumulado en el sedimento del lago influye en la estrategia de alimentación de los anfípodos de forma positiva. Además, otros grupos de invertebrados se ven favorecidos, como es el caso de algunas especies de Efemerópteros, Tricópteros y Dípteros. Esto se ha demostrado gracias a que a mayor cantidad de biodepósitos (que es como se llama a la acumulación de materiales de excreción en el sedimento de un lago) se incrementa la densidad de los citados grupos de invertebrados. Este resultado no hay que verlo como algo "positivo" para el ecosistema, simplemente es un impacto más causado sobre el funcionamiento normal del ecosistema. Otro de los efectos que causa esta especies es un aumento de las tasas de filtración, ya que este es su modo de alimentación, lo que ocasiona una "aclaramiento" de las aguas al eliminar gran parte del fitoplancton presente en la columna de agua, que al ser digerido termina formando parte de la zona bentónica (es decir del lecho del lago). Os dejo un video para que los que no conozcan a este pequeño invasor sepan que aspecto tienen e información sobre su ciclo de vida (fuente procedente de la Confederación Hidrográfica del Júcar):



domingo, 20 de febrero de 2011

El Coste Económico de la Descripción Taxonómica de la Biodiversidad Animal/The Cost of Taxonomical Description of Animal Biodiversity

La biodiversidad de especies del Reino Animal es enorme. Se calcula que hay unos 6.8 millones de especies animales, de las cuales solamente se conocen 1.4 millones de especies. Un reciente estudio de la revista Trends in Ecology and Evolution ha calculado el coste económico que tendría la descripción de todas las especies animales (teniendo en cuenta parámetros como el salario de los investigadores, coste de la formación de los especialistas, etc.). El resultado asciende a 263.1 US$ billion (multiplicar X1.000.000.000), lo cual es mucho, mucho dinero. Otro aspecto interesante de este trabajo es que quedan por catalogar desde el punto de vista taxonómico unos 5.5 millones de especies de invertebrados frente a los 18.500 especies de vertebrados sin catalogar. No obstante la mayoría del esfuerzo se centra en los vertebrados, dejando a los invertebrados un poco de lado. Lo cual quiere decir que hay mucho trabajo pendiente para los taxónomos que se dedican a los invertebrados, cuyo trabajo (tantas veces, por desgracia, menospreciado) es esencial para poder conocer y trabajar desde el punto de vista científico con la biodiversidad. Os dejo un link de una página Web que describe los puntos del planeta que albergan la mayor biodiversidad.

viernes, 11 de febrero de 2011

Sensibilidad de Organismos Tropicales y de Clímas Templados/Sensibilities of Tropical and Temperate Organisms

Las zonas tropicales albergan una gran diversidad de organismos, no obstante los estudios ecotoxicológicos se han centrado en especies de organismos pertenecientes en su mayoría a zonas templadas del planeta. Debido a esto, la evaluación del riego ambiental de los tóxicos en los trópicos se ha realizado en su mayoría con datos toxicológicos procedentes de especies de climas templados. Esto puede tener un cierto riesgo si las sensibilidades a los contaminantes de las especies trópicales fueran mayores que la de las especies de climas templados. En un reciente estudio, Rico y colaboradores han comprobado que para dos plaguicidas las sensibilidades entre las especies o es igual o es superior en las especies de climas templados. Por tanto, la aplicación de datos toxicológicos procedente de climas templados a los climas tropicales asegura una protección adecuada para los ecosistemas tropicales. Este resultado permite, desde un punto de vista pragmático, no repetir bioensayos con otras especies trópicales.

viernes, 4 de febrero de 2011

La Ozonización de las Aguas Residuales/Ozone Application in Wastewater

La ozonización es una alternativa a la cloración para la desinfección de las aguas residuales. Un reciente estudio trata de evaluar los efectos ecotoxicológicos de este procedimiento sobre la dinámica poblacional de una especie de anfípodo: Gammarus fossarum. Los autores expusieron a diferentes grupos de animales al efluente de una depuradora tratado con ozono, y a ese mismo efluente no tratado. Los resultados mostraron que los anfípodos consumían más alimento y aumentaban el número de individuos de las poblaciones expuestas al tratamiento con ozono. Por tanto parece que este sistema mejora la calidad ecotoxicológica del efluente. No obstante la ozonización puede generar compuestos tóxicos al reaccionar con algunos compuestos químicos y por tanto su aplicación debe ser específica según la naturaleza del efluente. El estudio ha sido publicado en la revista Ecotoxicology.

viernes, 21 de enero de 2011

Cambios a largo plazo en las poblaciones de especies invasoras/Long-term changes in populations of invasive species

Los efectos perjudiciales de las especies exóticas invasoras sobre los ecosistemas acuáticos son bien conocidos por todos. En este Blog se han tratado algunos ejemplos (mejillón cebra, didimo, etc.). No obstante hay pocos estudios que analicen las tendencias poblacionales de estas especies invasoras a largo plazo. Cuando una especie invasora llega a un nuevo ecosistema, los efectos a corto plazo suelen ser dramáticos para las poblaciones nativas. Por desgracia pocos estudios analizan las tendencia poblacionales a largo plazo (varios año o incluso décadas), para analizar si esta tendencia a corto plazo se mantiene a largo plazo. Recientemente ha aparecido un artículo que estudia la tendencia temporal de la población de mejillón cebra (Dreissena polymorpha) (Foto superior del Whitney Cranshaw Colorado State University Bugwood org) en el río Hudson (EE.UU). Este estudio analiza las abundancias de esta especie invasora antes y durante el proceso de invasión (desde los años 90 hasta la actualidad). Los resultados de este estudio han demostrado que para este ecosistema la población de mejillón cebra tiende a disminuir drásticamente y como las poblaciones de invertebrados bentónicos recuperan sus abundancias a estados similares a los anteriores a la invasión (en el caso de oligoquetos, quironómidos, algunos moluscos, nemátodos y planarias). Las explicaciones para esta disminución pueden ser varias, desde un incremento de la depredación por parte de cangrejos hasta un incremento en la incidencia de enfermedades.
El trabajo ha sido realizado por el Dr. David L. Strayer y en este link podéis leer el artículo original.

Primera entrada 2011

Aprovecho la primera entrada del año 2011 para agradecer a todos los lectores el seguimiento que hacen del Blog. También os invito a que hagáis comentarios o sugerencias a las entradas que hago con la idea de mejorar día a día los contenidos.